Jaime Pradilla, el orgullo baturro del Chocolates Trapa Palencia

Obligados a reinventarse en el mercado para poder imprimir un soplo de aire fresco a su plantilla, en el Chocolates Trapa Palencia han sido capaces de hacerse con los servicios de uno de los hombres más talentosos del nuevo milenio. Un Jaime Pradilla llegado para a portar la juventud y el talento de un jugador dispuesto a explotar la madurez que ha hecho de él la principal perla de futuro de un Casademont Zaragoza que estará muy pendiente de sus evoluciones.

PABLO ROMERO / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Cuenta con apenas 18 años, pero el nombre de Jaime Pradilla no ha dejado de sonar con fuerza en el panorama nacional desde que disputara sus primeros campeonatos de España de clubes y Selecciones. Una proyección que comenzó a alcanzar tintes internacionales poco tiempo después cuando se enfundó por primera vez la camiseta de la Selección Española con quien se proclamó este mismo verano campeón de Europa U18.

Con semejante currículum deportivo, endulzado con un tempranero debut en la Liga Endesa, cualquier jugador de su edad podría haberse dejado llevar por el éxito llegando a perder incluso la perspectiva, pero este joven maño ha sabido entender en cada momento cuál debía ser su rol en los diferentes equipos de los que ha formado parte para poder quemar etapas de manera prematura.

Una madurez impropia de su edad con la que se entiende su evolución en un baloncesto que le llevará ahora a alejarse por primera vez de casa para poder disponer de minutos en las filas de un Chocolates Trapa Palencia en el que ha recalado como cedido por su Casademont Zaragoza.

La mejor oferta posible a la horade poder dar un paso al frente en un baloncesto en el que alberga un único sueño, el de poder regresar al equipo de su corazón para, una vez ahí, poder construir un prometedor futuro por el que comenzará a trabajar con fuerza entierras palentinas.



Pradilla: “El ser campeón de Europa con la Selección es un plus para seguir trabajando”

Inició hace tan sólo unos días su primera experiencia profesional alejado de su Zaragoza natal pero Jaime Pradilla parece llevar toda una vida fuera si tenemos en cuenta lo rápido que se ha adaptado a una ciudad de Palencia con la que parece haber encajado a la perfección. Un jugador para el que casi todo comienza a tener un cierto aroma de “primera vez” pero que se está sintiendo sumamente cómodo en sus primeras sesiones a las órdenes de Carles Marco.


Jaime, primeras semanas lejos de casa, ¿qué sensaciones tienes tras tu llegada a Palencia?

“Estoy muy contento porque este es un año muy importante para mí y creo que la LEB Oro puede ser un buen lugar en este momento de mi carrera. Llego a un equipo importante de la competición como es el Chocolates Trapa Palencia y donde sé que los minutos se venden caros, pero lo hago con muchas ganas de trabajar para poder aprovechar cada oportunidad dela que disponga y así poder crecer como jugador”.


El que Porfi Fisac haya sido entrenador de este Chocolates Trapa Palencia en el pasado imagino que habrá ayudado a elegir este destino…

“Sin duda, porque cuando el club mostró interés en que pudiera estar aquí, Porfi me habló muy bien de ellos.Habían trabajado juntos en el pasado y tenía claro que aquí me iba a sentir muy bien tanto dentro como fuera de la pista. De momento el recibimiento ha sido muy bueno, me he encontrado con un club muy amable en el que todos quieren ayudarte en el día a día, desde el presidente hasta cualquier empleado del pabellón. El ambiente en el vestuario es muy bueno, la dinámica de trabajo muy exigente e incluso notamos ya el calor de la afición que no duda en pararte por la calle para darte ánimos. Esta es una ciudad que vive el baloncesto y por eso creo que este puede ser un buen año para dar pasos al frente como jugador”.


Un año rodeado de la experiencia de Dani Rodríguez, de Jordi Grimau, Simas Jasaitis…

“Para mí es todo un lujo porque,desde el primer día aquí me están ayudando mucho. Siempre tienen una buena palabra en los entrenamientos con la que motivarte o un buen consejo con el que ayudarte a ganar experiencia. Intento fijarme mucho en ellos, en cómo afrontan cada momento y sobre todo intento escuchar todos esos consejos que nunca vienen mal a la hora de poder adaptarte cuanto antes”.


Con lo rápido que están sucediendo los saltos en tu carrera, ¿has tenido tiempo de asimilar lo que te vas a encontrar en esta LEB Oro?

“Lo cierto es que afronto la temporada como lo he hecho cualquier otro año, más que mirar en qué categoría voy a jugar pienso en que he llegado al Chocolates Trapa Palencia con el deseo de poder crecer el máximo posible como jugador para que esto a su vez sirva al equipo para poder crecer como club. Eso sí, este año todo esto tiene el condicionante de que debe ser en una Liga tan exigente como es la LEB Oro, una competición en la que no he jugado antes pero de la que me han hablado mucho.Sé que es muy exigente y que me voy a encontrar con jugadores muy físicos pero eso es también un reto para mí que tendré que intentar aprovechar”.


¿Se afronta la temporada con una mayor confianza cuando uno viene de proclamarse campeón de Europa U18 con la Selección Española?

“Para mí es un logro y un orgullo el poder haber defendido la camiseta de la Selección Española y el poder decir que somos campeones de Europa U18, pero esto es un recuerdo que ahora mismo hay que dejar a un lado porque, desde que llegué a Palencia, los objetivos son otros totalmente diferentes. Hay que quedarse con las cosas buenas de ese Europeo,con las enseñanzas y lo aprendido sobre la pista pero toca pasar página y seguir trabajando para que todas esas cosas puedan ayudar a hacerlo lo mejor posible”.


¿Con qué equipo te has encontrado en estos primeros días? ¿Cómo es este renovado Chocolates Trapa Palencia?

“Pues un equipo en el que estamos trabajando bien y que está aprovechando tanto los entrenamientos como los partidos para poder crecer a nivel grupal. El otro día jugamos un muy buen partido contra el Estudiantes y ese es un poco el camino a seguir, el salir siempre con el mismo hambre que en ese partido y dispuesto a dar el 100% para poder ofrecer en cada momento nuestra mejor versión como equipo. A partir de ahí, trabajaremos para poder estar lo más arriba posible luchando en cada momento por las cosas importantes que la competición pueda poner en nuestro camino”.


Vienes de una temporada en la que has debutado en ACB, en la que has sido campeón de Europa, en la que has movido tu residencia para tu primer año como profesional… ¿Comienzas a notar que el foco mediático es mayor?

“Lo empiezas a notar porque ahora la gente empieza a conocerte por la calle, los aficionados te buscan más enredes sociales o la prensa comienza a interesarte por ti con más entrevistas delo habitual… Son cosas que antes no eran tan habituales pero que tampoco hacen que me descentre del día a día, las vivo con naturalidad, con la humildad con las que siempre las he afrontado y sabiendo que son una parte más de la carrera de un jugador pero el baloncesto es trabajar día a día y ahora mismo es lo único que me preocupa”.


Hemos hablado de la Selección, de tu llegada al Chocolates Trapa Palencia pero… ¿Y el futuro? ¿Te ves jugando en la Liga Endesa con el Casademont Zaragoza?

“Zaragoza es mi ciudad, es donde he nacido, donde he madurado como jugador y donde he trabajado hasta llegar a ser lo que soy así que siempre la voy a llevar en el corazón. Antes que jugador he sido aficionado del Casademont Zaragoza y por eso siempre les voy a desearlo mejor esté donde esté. Ojalá dentro de esos deseos pueda estar con ellos en el futuro y cumplir ese sueño que sería el poder defender su camiseta en la ACB pero para eso primero debo seguir trabajando y hacer el mejor año posible con el Chocolates Trapa Palencia. A partir de ahí, veremos qué puede llegar…”.

 


Trayectoria deportiva 
- Jaime Pradilla:

Categoría inferiores: Basket Zaragoza
2016/17: Simply Olivar (Cadete y Liga EBA)
2017/18: Anagan Olivar (Junior y Liga EBA)
2018/19: Anagan Olivar (Junior y Liga EBA)
2018/19: Casademont Zaragoza (Liga Endesa)
2019/20: Chocolates Trapa Palencia (LEB Oro)